LOS PRIMOS

458

CASTILLO DEJA… QUE LOS PERROS LADREN…

Quien no suelta su compromiso con las familias de Santa Catarina es Héctor Castillo, antes de ser alcalde, como alcalde y ahora que no es alcalde, sigue demostrando que es un servidor público nato.

El diputado federal del PAN se mantiene muy cerca de cada ciudadano que hoy representa, sobre todo en Santa donde la necesidad es a diario, llevando agua para consumo humano y hasta en pipas para solventar las necesidades de cada casa.

Ahora que hubo la necesidad de ayudar en escuelas que sufrieron inundaciones, ahí está el legislador panista, apoyando, echándole la mano a niños y maestros, es un hombre que se multiplica para estar cerca de la crisis que vive cada familia… se pone en sus zapatos, comprende y emprende acciones.

Y eso es lo que vale de un político, de un servidor natural, como alcalde ayudó a transformar Santa Catarina para bien de las familias, como diputado regresa a las calles para atender las crisis que se viven, ante un gobierno municipal inerte, que parece trabajar más para tener una foto, un videíto, que busca el aplauso y por eso sus acciones parecen estar huecas.

Lo cierto es que Héctor Castillo se pone el “overol” para regresar a las calles y ayudar a solucionar problemas y eso, la verdad, eso mata toda grilla nefasta de sus oponentes… y seguro aplica el dicho aquel que dice: “deja que los perros ladren, es señal de que vamos avanzando”… hasta ahí se las dejamos por hoy.

LUCEN DIPUTADAS DEL PRI…

El informe presentado por los diputados locales del PRI por Monterrey reveló muchas cosas y algunas son dignas de destacar.

Por ejemplo, las mujeres Ivonne Álvarez, Lorena de la Garza, Ana González, Alhinna Vargas, Perla Villarreal, han dejado en claro su compromiso con las familias regias y un día sí y el otro también, emprenden acciones que llevan soluciones a colonias enteras.

Comandadas por un Paco Cienfuegos que sigue al pendiente de su ciudad, Monterrey, las mujeres priistas están decididas a cambiar su forma de hacer política y esa es la de regresar a las casas de los ciudadanos, dialogando, escuchando y resolviendo, una esencia muy priista que desde hace mucho no se llevaba a cabo.

Tras una dolorosa derrota en las pasadas elecciones, el PRI no se tiró al suelo a lamentarse, más bien ha renacido un nuevo PRI que busca reconquistar a los ciudadanos, directamente a los electores, demostrando que no se necesita tener un cargo público para ayudar, para tenderle la mano a quienes más lo necesitan.

No hay duda que el partido del tricolor entendió que las posiciones se ganan trabajando, viendo de frente a cada ciudadano y haciendo sinergias, con verdaderos representantes que llegaron para servir… hoy el PRI se fortalece con sus hombres y mujeres comprometidos con las familias regias.