LOS PRIMOS

303

Por Mac’s

SAMUEL DEBE CONSTRUIR UN CONVENTO…

Quien tronó y duro contra los ciudadanos fue el gobernador Samuel García, ya no aguanta las mentadas de madre, él mismo lo dice, que le hacen los ciudadanos ante la crisis que se vive, sobre todo por la falta de agua.

Dice que, si no hay agua, es por culpa de Conagua, no de Agua y Drenaje, o sea, que busca sacudirse las culpas por las malas decisiones tomadas por el director de Agua y Drenaje, el neófito de Juan Ignacio Barragán… pero dice que también recibe más mentadas porque no hay luz en algunos sectores del Estado y eso, dice, le corresponde a la CFE.

Bueno, Samuel va más allá, dice que en lugar de mentarle la madre a él y a su esposa Mariana Rodríguez, deberían “rayársela” a Jaime Rodríguez “El Broncas”, quien está encerrado en el penal 2 de Apodaca.

Total, que Samuel se declara inocente ante la crisis de agua y de la falta de luz, dice que cuando él llegó al gobierno el desmadre ya estaba y que nadie lo puede culpar… pues bueno, los ciudadanos lo señalan como responsable y esa respuesta amarga se la va a tener qué tragar.

Pero mientras el gobernador busca cómo quitarse las mentadas de encima, lo que debería hacer es anunciar la próxima gran obra de su sexenio y debe ser la construcción de un convento… para que ahí eche todas las madres que le han recitado los ciudadanos… y las que vienen… ¿o usted qué opina?

TOMÁS Y CRISTINA GRAN APOYO…

Los que dejaron en claro su compromiso con las familias de Guadalupe fueron la alcaldesa Cristina Díaz y el presidente del DIF, Tomás Montoya… ante las fallas en el suministro de agua, no escatimaron en acciones para atender la demanda ciudadana.

La sensibilidad de ambos sirvió para llevar a cabo acciones contundentes, como el abastecimiento de agua por medio de tanques con una capacidad de 5 y 10 mil litros… la respuesta fue inmediata.

Muchas de las veces a los gobernantes en turno se le ven más las fallas que los aciertos, pero en este caso, tanto Cristina como Tomás mostraron capacidad de organización para atender la crisis, pero sobre todo, para llevar soluciones a las familias que están al borde de la desesperación.

Sin duda que la dupla Cristina y Tomás lució una vez más en el municipio de Guadalupe, tuvieron capacidad de reacción y atendieron cabalmente el problemón que se desató en los últimos días.

Y muchos dirán, es obligación de la alcaldesa brindar soluciones, pues sí, pero la obligación de dotar de agua a las familias es del gobierno estatal, de Agua y Drenaje de Monterrey y ahí hay un desmadre bien organizado, lo que deja en claro que en Guadalupe hay una alcaldesa con la sensibilidad y capacidad para ofrecer soluciones.

Porque ni Cristina ni Tomás salieron a decirle a la gente que el problema era del Estado, ellos dieron la cara y llevaron agua a todos los rincones del municipio, sobre todo a donde más se necesita.