Más autoestima, menos dudas

El tener baja autoestima puede generar problemas de pareja, laborales, interpersonales y familiares

Por Rocío Reyes

06/02/2012. Monterrey, Nuevo León.- Increíble pero cierto… la autoestima juega un papel fundamental en la vida de las personas, es un ingrediente importante para alcanzar el éxito en todos los ámbitos y por qué no la clave de la felicidad.

Dicho término, representa un sentimiento, que en psicología se le atribuye al amor propio o auto apreciación, se reconoce como la percepción emocional profunda que los individuos tenemos de sí mismos, en sí, se expresa como el amor hacia nuestra persona.

Se ha demostrado, que el tener baja autoestima puede generar problemas de pareja, laborales, interpersonales y familiares; lo cual ocasiona en la mayoría de los casos ansiedad, depresión y desmotivación, que incluso puede acabar hasta en el suicidio.

Situación contraria sucede con una persona con buena autoestima, ya que al sentirse respetada, valorada e independiente es capaz de lograr grandes retos.

La actitud ante uno mismo se desarrolla desde los primeros meses de vida y depende del entorno en que crecemos, desde las relaciones que tenemos de pequeños con nuestros familiares y amigos; así como los valores y educación que recibimos.

La mayor responsabilidad de que un niño crezca con buena autoestima recae principalmente en los padres, es de suma importancia que ambos transmitan a los hijos confianza y amor, lo cual les permite sentirse importantes y amados.

Posteriormente la autoestima se va desarrollando de acuerdo al entorno que se vive en la escuela, en el trabajo y en el círculo de amistades, la cual puede crecer, disminuir e incluso modificarse.

Más confianza

La confianza en uno mismo es indispensable en el día a día, tanto en el trabajo como a nivel personal, familiar y social.

Sí bien es cierto, que parece fácil quererse a uno mismo, también lo es, que existe un gran porcentaje de casos en que es indispensable solicitar ayuda para conseguirlo.

Las mujeres son las más propensas a padecer baja autoestima, ya que suelen ser víctimas por el maltrato del hombre.

Aunque todos podemos tener baja autoestima en ciertos momentos de nuestra vida, y cuando esto se convierte en algo constante o incluso muy intenso, definitivamente debemos atenderlo, ya que de lo contrario sin darnos cuenta vamos creando más problemas en nuestras vidas.

Pero, lo mayormente preocupante es que la baja autoestima no se limita sólo a la persona que la sufre, sino que se trasmite de padres a hijos, como si se tratara de un problema genético, razón mayor por la que es indispensable solicitar ayuda.

Hoy en día, existen muchas asociaciones de mujeres y otras organizaciones gubernamentales que ofrecen cursos de autoestima que ofrecen a las participantes una serie de técnicas para mantener o mejorar su autoestima.

Incluso, las empresas ya incluyen cursos encaminados a mejorar la autoestima de sus trabajadores, ya que se ha demostrado que entre más alta sea la confianza en sí mismo, se incrementa la productividad en el trabajo.

La confianza en uno mismo es indispensable en el día a día

¿Cómo detectar el problema?

Existen algunos factores determinantes para detectar a una persona con baja autoestima, entre los que se encuentran, el manifestarse la mayor parte del día triste o sin ánimo.

Además, se frustran con facilidad cuando las cosas no salen como esperaban  y si alguien opina diferente a ellos, se ponen a la defensiva.

En los jóvenes el problema se torna aún más grave, ya que los desequilibrios de autoestima desencadenan en trastornos físicos como: falta de apetito, pesadumbre, insomnio, inquietud, irritabilidad, dolores de cabeza, dificultad de concentración, problemas digestivos, mareos y náuseas.

O bien presentan trastornos psicológicos y de conducta como: ideas de suicidio, desinterés en las actividades diarias, falta de visión a futuro, desesperanza y pesimismo; sentimientos de culpa e inutilidad; miedo, ansiedad, irritabilidad.

En sí, una persona que no se ama así mismo; se experimentará insegura, incapaz y conflictiva.

Al no sentirse satisfecha consigo misma, se inclinará siempre por el derrotismo y negativismo en todo lo que emprenda.

Menos dudas

Una persona con una autoestima saludable se acepta y ama a sí misma. Conoce sus virtudes, pero también sus defectos.

Tengamos menos dudas y más confianza en sí mismos, debemos creer con firmeza en ciertos valores y principios.

Pues si fomentamos la mediocridad, el fracaso y la dependencia, tendremos adultos con sentimientos de inferioridad, baja resistencia a la frustración, incapaces y poco exitosos.

Es importante confiar en nuestra capacidad para resolver los problemas propios, enfrentando fracasos y dificultades y aceptando cuando se requiera la ayuda de los demás.

Tener autoestima no significa sentirse superior a los demás, simplemente, es considerarnos igual que cualquier individuo, aceptando las diferencias en rangos profesional o económico.

Es importante no dejarse manipular por los demás,  aunque siempre con la disposición de colaborar cuando sea conveniente.

Si me siento bien conmigo mismo, si me siento valioso e importante, si me siento capaz. Si no me ofendo fácilmente. No me siento inseguro, con miedos o amenazado por los demás o por la vida, todo se tornará mucho más fácil.

Todo ello implica mejores relaciones sociales y laborales, más oportunidades de trabajo, más desarrollo económico, inclusive mejores relaciones familiares, de pareja, más armonía y plenitud en la vida y por lo tanto, felicidad.

Shortlink:

You must be logged in to post a comment Login