Ponen freno a puesteros!…

Los puesteros de Reforma desaparecieron

Por Rubén Montoya

Lo que parecía que permanecería por años en la ciudad y desafortunadamente, nadie quería meterse, ahora ya es una realidad.

Desde la Avenida Juárez y hasta la Cuauhtémoc, cientos de puesteros sobre la calle Reforma ofrecían mercancía como ropa, zapatos, música, videojuegos, juguetes, programas de computadora, comidas, entre otras cosas…

Ahora ya no están.

En un mega operativo, la PGR, el SAT, el Municipio de Monterrey y el Gobierno del Estado, acudieron a limpiar la casa y arrasaron con todo.

Ni un solo rastro queda ya de los llamados “puesteros”, pues se llevaron desde mercancía, hasta las instalaciones que existían.

El operativo, iniciado el pasado martes 26 de abril, consistía en retirar absolutamente todo lo que obstruyera el libre tránsito de la calle, que por años estuvo bloqueada por el comercio informal que imperaba en la zona.

Elementos de la PGR y el Servicio de Administración Tributaria (SAT) acudieron al lugar y empezaron a confiscar la mercancía, la mayoría de ella, de procedencia ilícita, a pesar de protestas de los comerciantes.

Sin embargo, el apoyo de las fuerzas federales, castrenses, estatales y municipales, mantuvieron al margen a la multitud que manifestaba su inconformidad, hasta que se llevaron todo, para empezar a limpiar la zona y dejarla al libre tránsito vehicular y peatonal.

El objetivo principal de dicho operativo fue cortar una importante fuente de ingresos al crimen organizado, luego de que se manejara que ellos son quienes controlaban la piratería que se vendía en esos lugares.

Luego de retirar toda la mercancía, Inspectores de la Dirección de Comercio del Municipio de Monterrey, acudieron al lugar a iniciar el desmantelamiento de los puesteros.

Los oferentes se manifestaron en contra del decomiso de mercancia

Con el retiro de puesteros, vinieron protestas

Posterior al decomiso de la mercancía y al ver que el Municipio regio utilizaba maquinaria pesada para retirar todas las instalaciones, como techos de lámina, muebles de madera, cableado eléctrico, entre otras cosas, los comerciantes levantaron la voz.

Rechazando que vendieran mercancía de procedencia ilícita, acudieron al Palacio Municipal para entrevistarse con el alcalde de Monterrey, Fernando Larrazabal, donde solicitaron se les regresara la mercancía y exigían un lugar para trabajar.

Con la misma protesta, llegaron a impedir la circulación de la Avenida Zaragoza por lapsos, mientras eran atendidos por autoridades municipales.

El líder de la CROC, Agustín Serna Servín, se hizo presente en las protestas, así como líderes de la CTM, CNOP y comerciantes independientes, para exigir un espacio digno para trabajar, sin causar molestias a las personas.

Al fin ocuparán espacios asignados desde 2003

Luego de participar en reuniones con autoridades del Municipio, Larrazabal Bretón dio a conocer que los comerciantes ocuparán los espacios que les fueron asignados desde el 2003, pero que nunca utilizaron.

El Cine Monterrey, frente a la Alameda Mariano Escobedo, y el Cine Reforma, en la Avenida Madero, fueron los espacios que anteriores administraciones entregaron para que se utilizaran y que apenas hasta unos días después del desalojo, empezaron a acondicionar los mismos comerciantes para su uso.

Además, otros sectores de los comerciantes, utilizarán espacios destinados en la Colonia Sarabia, donde ya están listos para que los oferentes acudan a acondicionarlos para ofrecer su mercancía.

Sin embargo, al entregar estos espacios, el edil de extracción panista, aseguró que pactó con los comerciantes a que solamente ofrezcan mercancía legal.

Para que esto pase, expresó, los oferentes deberán comprobar precisamente que los productos que lleguen a ofrecer en estos espacios, deberá ser de procedencia lícita.

‘70% de mercancía era pirata; 30% ilegal’; SAT

Ante las críticas de los comerciantes quienes protestaron por la fuente de trabajo que perdieron, el SAT dio a conocer que luego de incautar casi 260 toneladas de mercancía, se determinó que un 70 % de la misma, es pirata.

Mientras que el 30 % restante, consiste en mercancía que no pudo ser comprobada su estancia en el país, al no saber su procedencia legal en el mismo.

Luego de este pronunciamiento, algunos comerciantes alzaron la voz y expresaron que vendían mercancía legal y dijeron tener las facturas que lo comprueba, por lo que la dependencia federal invitó a los mismos a que acudieran a recogerla.

Pero ninguno fue.

Curándose en salud

Se reportó que comerciantes de la Pulga Río, el Penny Riel, Colegio Civil, cerraron sus puestos donde ofrecían mercancía ante el temor de que se repitieran los operativos en esos lugares.

Sin embargo, hasta el momento no se han registrado más operativos.

Shortlink:

You must be logged in to post a comment Login